Trabajar como arquitecto en Japón

Muchos compañeros arquitectos me preguntan cómo es trabajar como arquitecto en Japón y cuáles son las posibilidades laborales en este país. Me gustaría recuperar un post que escribí hace unos meses para el Blog de la Fundación Arquia donde doy algunas claves sobre este tema, desde mi propia experiencia.

Entre los años 2015 y 2017 he tenido la oportunidad de descubrir Japón a través de su mundo profesional: trabajé en la empresa de arquitectura Nikken Sekkei en Tokio, la cual es la empresa privada más importante de arquitectura de Japón y la tercera agencia de arquitectura más grande del mundo por número de arquitectos.

La experiencia de trabajar como arquitecto en Japón, más allá de la importancia de trabajar en una empresa internacional y obtener aprendizaje técnico, me ha permitido un cambio de escenario social. Es un viaje lleno de matices que implica explorar y participar en una oficina, una comunidad, una ciudad y una cultura completamente diferentes a las que estoy acostumbrada.

Shūkatsu (abreviación de la expresión shūshoku katsudō, literalmente “actividades para buscar empleo “) es la práctica más usual que llevan a cabo la mayoría de las empresas japonesas para contratar a un alto número de recién egresados antes de que éstos terminen sus estudios.

En otras palabras, el proceso de reclutamiento en Japón empieza en el tercer curso de la carrera, asistiendo a seminarios de contratación dentro y fuera de la universidad. En el cuarto curso se dedican a enviar las solicitudes a las empresas donde desean trabajar, con el objetivo de completar todo el proceso de selección y recibir alguna admisión. Los que lo logran se gradúan de la universidad en marzo, con el objetivo de empezar a trabajar el uno de abril del siguiente año, coincidiendo con el comienzo del año fiscal.

De esta manera cualquier persona que termina una carrera universitaria tiene asegurado un empleo, y las mejores compañías se reparten las universidades de mayor prestigio.

Japón como turista es un paraíso, pero trabajar como arquitecto en Japón quizás no lo es tanto. Según mi experiencia, destacaría dos aspectos que, aunque obvios, me parecen fundamentales a tener en cuenta para quien esté interesado en emigrar a Japón:

  1. Japón habla japonés: el japonés puede ser difícil. No sólo hay que aprender a hablarlo, también hay que aprender a escribirlo casi como si fueras un niño. Sin embargo, hablarlo es relativamente sencillo para los hispanohablantes porque la mayoría de sonidos a pronunciar son muy parecidos o idénticos al español.
  2. En Japón se trabaja a la japonesa: en España se trabaja, y en Japón también, pero con culturas de trabajo completamente diferentes. La cultura de trabajo japonesa es particular. Es ordenada y, como parece ser el resto de la cultura, está impregnada de un sentimiento de comunidad. Salir de la oficina a las 21:00 es considerado normal. Muchos vuelven a las 22:00 o 23:00… algunos, pasan la noche en la oficina. Se va a esperar que te quedes el tiempo que se quedan todos los demás, aunque no haga falta… sólo porque eres parte del equipo. Tienes que disfrutar el medio, tener latente esa curiosidad de aprendizaje para sobrellevar el ritmo. El espacio de trabajo en Japón se convierte en el lugar de interacción total y el trabajo, la esfera donde se desenvuelve la vida diaria. El tiempo en el trabajo, es más importante que el tiempo con la familia, y aunque muchos no piensen esto, en la práctica, es como se procede.

Si a pesar de las dificultades te acostumbras al ritmo y aprovechas las cosas buenas, Japón te enganchará. Como turista, engancha siempre. Si te integras, la lengua japonesa habrá dejado de ser un problema, y tendrás algunos amigos japoneses. Te sorprenderás a ti mismo dando las gracias con un pequeño gesto con la cabeza, estarás más cómodo en cuclillas que de pie y descubrirás algo con lo que no contabas: quieres quedarte.

Os invito a que visitéis el post original aquí, y especialmente el debate que se ha generado en el apartado de comentarios.

Y aunque como extranjeros no nos toque, para este post he utilizado un fotograma de “Recruit Rhapsody” de Maho Yoshida. En este vídeo de animación, muy bello artísticamente, se explica con cierto humor agridulce cómo es el proceso de reclutamiento para los estudiantes japoneses. Os recomiendo que lo veais, precioso y cortito:

Julia Ayuso
julia@julia-ayuso.com

Arquitecto y Project Manager especialista en crear espacios de trabajo de alto desempeño.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.   ACEPTAR

Aviso de cookies